Carsharing corporativo, la movilidad sostenible al alcance de las empresas


Los problemas medioambientales y de salud que está generando el excesivo uso del transporte en la gran mayoría de ciudades, está llevando a una mayor regulación de la movilidad urbana por parte de las administraciones de muchos países, buscando alternativas más sostenibles que fomenten formas de movilidad alternativas que ayuden a descongestionar el centro de las grandes ciudades. Por tanto, las ciudades demandan nuevas fórmulas de movilidad que ayuden a continuar con un desarrollo económico sostenible.

Desde que, en 1987, naciera en Suiza el concepto de préstamo de vehículos, conocido en inglés como carsharing, la evolución de este tipo de movilidad ha tenido, durante los últimos años, un rápido crecimiento fruto de la transformación digital y las oportunidades que la tecnología ha brindado al desarrollo de este modelo de movilidad. Aunque tendríamos que remontarnos muchos años atrás, y desplazarnos a Zurich, para encontrar el verdadero nacimiento del carsharing, ya que el programa Sefage iniciado en 1948 es el verdadero punto de partida. Dicho año, y bajo ese programa, se comenzaron a comprar tanto viviendas como vehículos en régimen de multipropiedad.

Dicha idea prosperó y paso a otros países cercanos como Francia o Austria. En los años setenta, esa idea se traslada a empresas que comienzan a apostar por el coche compartido, que incluso llegan a tener flotas de pequeños vehículos eléctricos, como la que tuvo “Witkar”, operando en Ámsterdam en 1973. Pese a ser una idea innovadora, se encontró con varios problemas que no le permitieron desarrollarse: una tecnología poco desarrollada en esa época, escasa cobertura de servicios y falta de aceptación y usuarios.

Actualmente, este modelo, el uso compartido de vehículos, a nivel particular, está al alcance de cualquier persona en las grandes ciudades de cualquier país europeo, de Estados Unidos o muchos países de Asia. Llegados a este punto, es importante destacar la implantación y el uso del carsharing en las empresas, conocido como carsharing corporativo.

Entre las diferentes aplicaciones dentro del mundo del carsharing corporativo, destacaría la aplicación Carexpress (Figura 1), desarrollada por CreamTeam GmbH e implentada en grandes empresas como Robert Bosch GmbH. La aplicación permite optimizar flotas de incluso tres mil vehículos, maximizando el uso de la flota y reduciendo considerablemente el número de vehículos, de modo que las empresas sólo tendrán que disponer de un mínimo de vehículos con la consiguiente reducción de costes por el menor número de vehículos en el inmovilizado de la empresa. No importa el volumen de la flota, ya que se puede trabajar con dicha aplicación desde flotas de diez vehículos.

Figura 1. Carexpress, una aplicación de carsharing corporativo.

¿Cómo es posible? La aplicación Carexpress es 24/7, teniendo disponible 365 días al año un vehículo para el empleado, minimizando los tiempos que los vehículos están parados. La aplicación es de una gran facilidad de uso para los usuarios. Los empleados sólo utilizan los vehículos cuando la necesidad de movilidad es real, por lo que cuando esos vehículos estén parados, podrán ser compartidos con otros trabajadores de la empresa. Al mismo tiempo, la aplicación permitirá incluso cobrar a los empleados cuando utilicen dichos vehículos para viajes privados.

No hay que dejar lado que mediante el uso de la aplicación no conseguiremos sólo un cambio de mentalidad mediante un uso más eficiente de una flota de vehículos de empresa, sino que el impacto en el medio ambiente no podría ser mejor, consiguiendo un ahorro de miles de toneladas de CO2 que no se emitirán por el menor número de vehículos en circulación, así como el uso compartido de vehículos.

Así mismo, la aplicación permite trabajar con vehículos eléctricos, permitiendo configurarla para permitir el uso de dichos vehículos teniendo en cuenta los tiempos de carga.

Por otro lado, esta solución de movilidad permite incluso acercarnos a la idea de carpooling, permitiendo que un trabajador ofrezca la posibilidad de compartir con otro el vehículo en caso de que tengan que desplazarse al mismo destino.

¿Cómo se realiza la recogida de las llaves de los vehículos?

Esa es otra de las grandes ventajas de la aplicación, ya que se pueden recoger en un sistema de lockers, los casilleros inteligentes que las empresas habilitan para ello.

Por último, la aplicación no sólo permite el uso de coches, sino que también permitirá el uso de patinetes eléctricos y bicicletas, por lo que toda la flota de vehículos disponibles para un trabajador podrá ser gestionada desde una única aplicación.

No hay duda, de que la evolución de los últimos años del carsharing corporativo ha sido prodigiosa fruto de la inversión y la innovación en las herramientas necesarias para su desarrollo. Siendo conscientes del beneficio que produce el carhsaring corporativo y como hay aplicaciones que ya utilizan dicho sistema, la pregunta a plantear sería:

¿Qué evolución se va a producir en este tipo de sector y de qué manera acercará a la empresa hacía una movilidad sostenible?

Sólo la expansión y el desarrollo del sistema de carhsaring corporativo y las aplicaciones que lo permiten, nos proporcionarán respuestas a esas preguntas. Si continua la evolución que se ha producido en los últimos años en este sistema, mejorando la optimización y adquiriendo flotas completas de vehículos eléctricos, la transformación hacía una movilidad sostenible en la empresa, será una realidad.

Javier Soria González

Controller Financiero
CreamTeam GmbH Sucursal en España

 

Foto de portada de Evgeny Tchebotarev en Unsplash

8

Entradas relacionadas

Registration

¿Olvidaste la contraseña?