Únete al Espacio Sanbox: nuevo Lab del Sistema Financiero Español


Lejos ya de los tiempos en los que la transformación digital de las empresas era un tema de conversación para escasos círculos (casi siempre cosa de informáticos), e impulsados, como siempre ocurre, por la arrolladora fuerza de una crisis global, de la que siempre sale algo bueno (o al menos, así lo buscamos), surge esta nueva era en la que esa transformación digital es, ya sí, una realidad cercana. Es el turno ahora del sector financiero, en un momento en el que las nuevas tecnologías, pueden (y deben) facilitar la reducción de las asimetrías de información y contribuir a mejorar y transformar la asignación de riesgos en la economía.

Así se expresa en su Preámbulo la Ley 7/2020 de 13 de noviembre para la transformación digital del sistema financiero, con la que llega a España la regulación del conocido como “espacio sanbox”, lugar que permite la realización controlada de pruebas,  proyecto piloto para los participantes, que son ya más de cuarenta; bajo la atenta mirada del supervisor, se comprueban y ensayan nuevas tecnologías y su aplicación en los servicios financieros. Con este espacio seguro y controlado por las autoridades, se pretende facilitar el acceso a la financiación como motor de la economía y mejorar la regulación, dice la Ley. Y es que la economía ha de apalancarse necesariamente en la tecnología, si queremos avanzar y estar a la altura de nuestros competidores, ayudando a la oferta de nuevos productos con seguridad y confianza en las finanzas digitales.

En cuanto a cómo participar en este espacio controlado, la ley prevé un sistema de ventanilla financiera única para la presentación de proyectos por parte de las entidades financieras, las empresas de tecnología, o los centros de investigación. Podrán acceder a este espacio proyectos que aporten innovación de base tecnológica aplicable en el sistema financiero y que se encuentren suficientemente avanzados para probarse (art.5). Deben ser proyectos que planteen mejoras en el cumplimiento normativo, o en la protección a los clientes o mayor eficacia en los servicios financieros prestados. Superada la evaluación, se firmará un protocolo sobre el desarrollo de las pruebas. El examen de los resultados, y la contemplación de una pasarela de acceso a la actividad, (previa la toma de numerosas cautelas específicas especialmente detalladas y relacionadas con la protección de los datos y el seguimiento del supervisor y con la posibilidad de interrumpir las pruebas), llevarán quizás, a la aparición de nuevas actividades con nuevas tecnologías y modelos de negocio, que contarán con la mejor de las garantías; la de de haber puesto en ellas el más leal saber y entender de los profesionales del sector.

El nuestro, no es el primer sandbox; otros como Australia o UK nos han precedido, lo que no resta mérito al esfuerzo de colaboración que en nuestro país se está llevando a cabo, por parte de La Dirección General del Tesoro, Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Banco de España, o la Dirección General de Seguros, como se puso de manifiesto en las Jornadas organizadas los pasados días 9 y 10 de marzo por CNMV sobre Fintech y Ciberseguridad, en las que se debatió, entre otros interesantes temas, la estrategia de finanzas digitales de la UE o la importancia de la ciberseguridad en el cumplimiento normativo y en la que participaron también el SEPBLAC y la Agencia Española de Protección de Datos. Análisis de riesgos, control de riesgos y minimización de los mismos, son el camino necesario para la expansión de la economía. La ciberseguridad, es la herramienta necesaria y la piedra angular que nos llevará a ese relanzamiento de la confianza de los mercados y de la inversión.

No es el nuestro el primer sandbox, como decimos, pero sí es sin duda, un auténtico y magnífico paso adelante en este viaje sin retorno a la digitalización y también a la seguridad jurídica y por tanto financiera, imperativa en cualquier economía que aspire a crecer.

¡¡Bravo!! he de decir, a los organizadores de la Jornada de la CNMV que mencionaba; y fantástico, el escenario de colaboración de los profesionales que componen los organismos supervisores, que se vuelcan en el desarrollo de ese espacio controlado en el que se hace necesario garantizar la protección de los datos de carácter personal, la protección a los usuarios de servicios financieros y cómo no, la prevención del blanqueo de capitales; ¡¡todos a una!!, es lo que toca, para obtener el resultado necesario, y que solo podemos alcanzar en nuevas formas de trabajar, más colaboradoras, más multidisciplinares, y más eficaces, minimizando el riesgo y creando, con el esfuerzo conjunto, ese futuro hacia el que ya caminan con decisión y paso firme, esas empresas del espacio sandbox, alumbrados por los supervisores y sus excelentes profesionales; ni unas ni otros se dejarán amilanar por ninguna crisis, sino que, poniendo al frente a sus mejores personas, y en definitiva y como siempre se consiguen las cosas, apelando a lo mejor de sí mismos, convertirán, entre todos, esta crisis, en una  oportunidad de crecer y de situarnos a todos, en ese futuro que ya no es ni lejano ni incierto, sino más bien, presente, aquí y ahora. La transformación digital, ha comenzado. Y ya no hay vuelta atrás.

 

              Nuria Gómez Hervás

         CEO y Fundadora de NGH

              Abogados & Asesores

Fotografía de Portada: John Adams en Unsplash

5

Entradas relacionadas